2020 / 29 November

Las tarifas en los tiempos del cólera


Queridos,

 

Sé que muchos habréis visto la palabra «tarifas», os habréis echado las manos a la cabeza y os habréis puesto en estado de alarma, perdón, de alerta así que os tranquilizo inmediatamente. No menciono cifras en ningún momento así que podéis volver a retomar vuestro ritmo de respiración normal. Solamente quería compartir con vosotros el relato de una propuesta que me ha llegado esta noche por mail y mi respuesta a la propuesta.

 

Hoy, a las veintiuna horas y trece minutos, me ha llegado el mensaje que os copio y pego a continuación:

 

Buenas tardes,

He encontrado su contacto en ASETRAD.

Necesitaría saber si está disponible para realizar una traducción de 324 palabras, campo iluminación, son instrucciones de configuración de una luminaria. La necesitamos para mañana antes de las 20h. La tarifa que podemos pagar es 0,0X €/palabra más un plus de urgencia que estamos negociando.

Espero sus comentarios, le indico la primera frase para que sepa de que va:

Con la lámpara apagada, apretando una vez el botón, se encenderá con la última intensidad programada.

Saludos,

XYZ

 

Lo de que «la lámpara estuviera apagada y que al apretar el botón se encendiera (la lámpara supongo) con la última intensidad programada» ha apretado un botón en mi cerebro que ha encendido en mí unas ganas irrefrenables de contestar hoy mismo y con la intensidad justa y necesaria. Es que servidor es un procrastinador nato así que no quería dejarlo para mañana para acabar echando mano al mensaje de copiar y pegar que tengo preparado para responder a este tipo de propuestas: «verá usted, mi actividad principal es la interpretación y solamente acepto encargos muy cortos de traducción que suelen estar en relación con congresos en los que trabajo como intérprete». Hoy quería más fiesta. Acababa de salir de mi clase de yoga lleno de paz, amor, fraternidad, luz y no sé cuántas cosas más y caminar en la Barcelona vacía de turistas me había llenado de inspiración así que he engendrado esta respuesta. Algunos pensaréis que fumo sustancias y tenéis todo el derecho de pensarlo pero no, no fumo, ni bebo, ni… Mon Dieu… Je m’égare…. Retomo el hilo. Os copio y pego a continuación mi respuesta. Espero que sea de vuestro agrado. A mí me ha relajado aún más de lo que estaba antes de mandarla.

 

Buenas noches,

 

Muchas gracias por su propuesta de colaboración.

 

La tarifa que suelo pedir para traducciones al árabe triplica lo que me está ofreciendo así que como la brecha entre su propuesta y mis pretensiones es abismal, entrar en negociaciones no tendría sentido y abriría la puerta a intercambios cuya posible acritud podría alterar la frágil paz emocional que sostiene, a duras penas, este mundo. Bastante tensión tenemos con estar obligados a llevar una mascarilla hasta para ir al lavabo como para empezar a llenarnos de malas vibraciones por culpa de una tarifa que un cliente debería de pagar pero que no quiere pagar, quién sabe por qué, quizá porque un virus malo asola el país y porque, según parece, el apocalipsis está a la vuelta de la esquina.

 

De todas maneras, a la vista de las hecatombes de varios colores, consistencias y tamaños que los medios de comunicación nos auguran tan amablemente día sí y otro también, me he vuelto adicto al buenrollismo fundamentalista para contrarrestar tanta oscuridad y prefiero acabar mi mensaje con una nota positiva agradeciendo su e-mail y su interés en colaborar conmigo.

 

Un cordial saludo,

Miguel Jelelaty

 

Peeeeero, la historia no se acaba aquí. La respuesta de la persona que me proponía el trabajo ha sido inmediata y me ha, sinceramente, alegrado la noche. Os la copio y pego a continuación:

 

Por favor, no puedo más que agradecerte la gran sonrisa que me has provocado con tu respuesta.

Soy consciente de que tienes razón en todo lo que me dices y estoy de acuerdo con tu manera de ver la vida.

Hacen falta más personas como tú en este mundo. Ojalá tu trabajo, y el mío, puedan estar siempre pagados lo que valen y no lo que otros están dispuestos a pagar.

un abrazo,

XYZ

 

A lo que he respondido:

 

Gracias a ti por tu rápida respuesta y por tu ecuanimidad. La verdad es que, siendo compañera de profesión, quería mandar algo que fuera contundente pero que no fuera de ninguna manera ofensivo y he pensado que una persona cabal lo entendería. Me alegro mucho de que haya sido así.

 

Un abrazo,

Miguel

 

Esta ha sido mi pequeña historia de hoy. Espero que os haya gustado y espero de todo corazón que estéis llevando esta situación que nos ha tocado vivir lo mejor posible.

 

Un abrazo a todos.