2020 / 29 November

Los [a]lingües al purgatorio porque madre[lengua] solo hay una. Génesis, capítulo 1, versículo 1 de la Biblia de la interpretación


Los [a]lingües al purgatorio porque madre[lengua] solo hay una. Génesis, capítulo 1, versículo 1 de la Biblia de la interpretación

 

Y la señora, con gesto condescendiente y mueca de exasperada impaciencia, bien aposentada ella en la seguridad de su comprobado linaje lingüístico, no dudó en dejar caer el mazazo del vous êtes alingue. Así, a bocajarro, con contundencia y sin despeinarse.

Alingue. Alingüe. Como Atípico, Anormal, inAceptable. Como la Atrevida desfachatez de un Alien Amenazador; un vivalavirgen exasperante que va avanzando movido por una irreflexiva y desconcertante determinación por ocupar un lugar que no le corresponde. Un Alien poco razonable y decididamente Ajeno a este mundo. Un intruso infiltrAdo que se atreve a llamar sin pudor a las puertas del Ateneo reservado exclusivamente a los Auténticos miembros pertenecientes al Almanaque de Gotha de la casta extrAordinaria de los intérpretes de conferencias. Miembros Auténticos con certificado de pedigrí y detentores, nAturalmente, de una lengua A legítimA y Acreditada. Igual que las legítimas y acreditadas tortas de anís de Inés Rosales.

Alingüe. Fue a principios de la década de los noventa en un París donde todas las Alucinaciones eran posibles. La despiadada y devastadora sentencia cayó como un golpe seco dejando inmediatamente paso a otros temas de conversación seguramente más interesantes que los delirios de grandezA de un joven inconsciente y Audaz que pretendía meterse en una cabina de interpretación movido por un ridículo sueño.

Aberrante.

Alingüe, entiéndase, carente de lengua A. En otras palabras, Apátrida lingüístico, Anómalo y para más ridiculez, Alocado y Adicto a las imprudencias.

Alingüe como una Ameba lingüística y solitaria, más tozuda que una mulA, que incansablemente, intenta abrirse camino emulando a su prima, la Ameba histolytica en su obcecado avance por la pared del colon hacia un órgano vital. Una Ameba seguramente dañina y peligrosa que convenía aplastar de inmediato para preservar la nobleza y el lustre de la profesión. Y la Adusta señora, intérprete de conferencias con árbol genealógico y lingüístico bien establecido y Autorizado, chafó de golpe al Alingüe impertinente como si de un vulgar insecto se tratara y así, según ellA, se hizo justicia. Conviene saber que en interpretación de conferencias, siguiendo el orden de las cosas, la presencia de lengua A en el ADN es la criba natural, el pasaporte imprescindible para ser Alguien. Jesús de Nazaret en Mateo 5:3 había dicho «Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los Cielos». Y el reino de los cielos es un lugar fortificado con murallas, atalayas, buhardas, almenas y parapetos y con un foso alrededor infestado de caimanes hambrientos para desalentar a los más Audaces Alingües.

Ameba que nació Alingüe, creció Alingüe, Alingüe sigue y Alingüe será para siempre. Ameba infiltrada que, con su exasperante Alingüsimo grabado en la frente, salta de cabina en cabina desvergonzadamente. Ameba Alingüe e impúdica que acompaña a jefes de gobierno, a ministros y a representantes de Alto rango en visitas oficiales e interpreta, insolente, desde su lengua A inexistente hacía otra lengua A que tampoco le pertenece. Ameba Alingüe irritante y descarada porque cambia de combinación lingüística como quien cambia, según le place, de marca de rímel o de champú. Ameba Alingüe e insolente que se salta a la torera interdicciones y reglas e invade terrenos terminantemente prohibidos a los de su casta, la casta de los malditos Alingües, moscas cojoneras de la interpretación, producto de mestizajes, neocolonialismos y vicisitudes varias de la vida que jamás han tenido la suerte de poder permitirse el lujo de vanagloriarse de etnocentrismo ni de lengua únicA pero que se creen a pies juntillas lo que también dijo Jesús de Nazaret en Mateo 5:3 «Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados».

Y la Ameba Alingüe, saciada, os saluda con una mano tendida porque las Amebas Alingües son generosas y amigables. No pretenden quitarle el oxígeno a nadie pero no les gusta tampoco que les quiten, injustamente, el oxígeno a ellas. Las Amebas Alingües tienen hambre y sed de justicia. Lo dice Jesús.

Un abrazo,

Miguel